Kinder

A vueltas con la República

Reflexiones de un simple...

Viernes 22 de abril de 2011


Hace en Abril de este 2011 setenta y dos años desde la desaparición de la II República y el hundimiento de España en el periodo más oscuro de los últimos años de su historia.

En el recuerdo de nuestros mayores perviven todavía con nostalgia y una gran dosis de esperanza aquellos grandes logros alcanzados en los pocos años de existencia de una república como forma de gobierno en España. Nostalgia y esperanza que han sabido transmitir a las siguientes generaciones de que, aquellos avances y aún mayores se pueden volver a alcanzar con el advenimiento de una nueva república: La III.

En la sociedad española de hoy se puede comprobar que cada vez son más los que cuestionan la figura del rey y de la monarquía apoyando la forma de gobierno republicana, sobre todo, entre los que militan en organizaciones comunistas, de izquierdas, o de otros sectores en los que va calando de manera progresiva el discurso republicano, un discurso este, que idealiza y presenta a la república en muchos casos como una “panacea de libertad y democracia” en la que todos los anhelos de la sociedad y de los pueblos oprimidos van a ser satisfechos.

Nada mas lejos de la realidad .Una república es sólo otra forma de gobierno en el que las autoridades son elegidas y renovadas cada cierto tiempo aboliendo la ley dinastica de sucesión que mantenían las monarquías hereditarias feudales antiguas y que mantienen aún hoy las actuales parlamentarias. Es verdad que esto supone un avance importante, pero no lo es todo, ni los avances en el campo de la sanidad, de las relaciones laborales, de la cultura o la educación son nada si no se define que clase de república se necesita. Los habrá que priorizaran la cuestión de los “nacionalismos”, para lo cual propondrán una república federal; los habrá que querrán una “democracia”, para lo cual abogarán por una república “democrática"; otros querrán resolver el problema de la unidad nacional, para lo cual propondrán la república constitucional; los habrá que querrán seguir igual, solo que bajo el disfraz de una república reducida a la mínima expresión y esos no se sabe lo que propondrán, pero seguro que intentarán que todo siga igual o de manera muy parecida.

Todos estos modos de ver la república solo pueden llevar a un enfrentamiento y a la consiguiente desunión entre los diferentes grupos de republicanos a pesar de los ocho puntos que aprobaron algunos de estos grupos y partidos que promueven hoy en día el movimiento republicano. Puntos que deberían seguir desarrollando de cara a que cuando llegue el momento, nada sea producto de la improvisación, del desorden o del caos, como ocurrió en la II.

Para ello es imprescindible que el movimiento republicano sea realista, concreto, responsable, inteligente, claro, contundente, imaginativo, activo, serio, unido y democrático, para evitar los errores del pasado, y, para ello, es crucial tener una “hoja de ruta” preparada hasta el mínimo detalle posible. Todo esto solamente como un primer paso, solo un primer paso que comience a llevar a España por el camino de su liberación.

Hay que tener en cuenta que la república es, ante todo y sobre todo, una forma más de dominación burguesa, algo que parece que se olvida con facilidad y que conviene recordar cuantas veces haga falta.

Pero pese a ello, la república es una necesidad para el pueblo y debe ser engendrada por él, ella es el marco mas democrático posible bajo el régimen capitalista y su instauración proporcionará las condiciones idóneas para la emancipación de la clase obrera y de los pueblos.

Sólo cuando el pueblo tome conciencia de dicha necesidad la república tendera a ser una realidad.

Pero no engañarse, a pesar de toda su democracia, de acabar con la monarquía mandando al exilio al rey y a todos sus acólitos, de corregir o abolir las deficiencias constitucionales del sistema monárquico,- constitución que pone al rey por encima de la ley, falta de libertad de expresión, existencias de torturas y malos tratos policiales, jefe de estado sin ningún control, corrupción generalizada de los cargos públicos, justicia que protege a los poderosos, y humilla y se ceba en los mas débiles, incumplimiento de los derechos reconocidos en la constitución, como el derecho a trabajar, o a una vivienda digna etc.- A pesar de todos los derechos constitucionales básicos que se reconozcan en la III republica, a pesar de todos, cualquiera que sea la forma con que se encubra una república, por democrática que sea, si es una república burguesa, si conserva la propiedad privada de la tierra, de las fabricas, si el capital privado mantiene a toda la sociedad en la esclavitud asalariada, entonces ese estado es una maquina para que unos repriman a otros. Debemos rechazar todos los viejos prejuicios a cerca de que el estado significa la igualdad universal pues esto es un fraude; mientras exista explotación no podrá existir igualdad. El terrateniente no puede ser igual al obrero, ni el hombre hambriento igual al saciado.

*(V. I. Lenin.- Conferencia pronunciada en la universidad Sverdlov 11 de julio de 1919)

Por tanto la III república tiene que ser diferente a las anteriores. Debe ser una República Socialista de Consejos Obreros que ponga las bases para comenzar la liberación de la clase obrera, para que esta de una vez por todas instaure su democracia, una democracia verdadera: la Dictadura del Proletariado que inicie el camino hacia la total extinción del estado burgués, derribando los pilares que lo sustentan y desembocando en una sociedad sin clases donde *desaparezca la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo…Cuando el trabajo no sea solo un medio de vida, sino la primera necesidad vital, cuando con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, solo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués ,y la sociedad podrá escribir en su bandera: ¡de cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!

• (Carlos Marx; Crítica del programa de Gotha)

Entonces LA REPUBLICA habrá servido como instrumento para llegar a la cima: EL COMUNISMO

POR LA III REPUBLICA

POR UNA REPUBLICA SOCIALISTA

POR EL COMUNISMO


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP