Unión Proletaria junto con otras organizaciones

¡Por la soberanía de los pueblos y el socialismo!

Jueves 13 de enero de 2011


¡BASTA DE AGRESIONES IMPERIALISTAS CONTRA VENEZUELA!

¡SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS QUE LUCHAN CONTRA LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA!

La campaña de calumnias y acoso contra la Revolución Bolivariana de Venezuela se enmarca en el intento del imperialismo de asfixiar a todos los pueblos latinoamericanos que tratan de cuestionar su hegemonía e intentan crear modelos diferentes al capitalismo que condena a decenas de millones de trabajadores al paro en los países capitalistas; es responsable del hambre en el mundo por su voracidad y provoca guerras para asegurarse el control de las materias primas (petróleo, gas, agua) en cualquier lugar del planeta bajo la excusa de la lucha internacional contra el terrorismo.

Los ataques contra la Revolución Bolivariana no se pueden ver de forma aislada. Ningún gobierno del imperialismo norteamericano ha tolerado jamás procesos soberanos y socialistas en lo que considera su patio trasero, intentando derrocarlos por todos los medios. Así el golpe de estado, del año pasado, en Honduras; el intento de golpe de estado este año en Ecuador o los intentos desestabilizadores en Bolivia. Todos estos países pertenecen al ALBA, Alternativa Bolivariana para Las Américas, que ha creado un nuevo modelo de relaciones entre los pueblos y estados basadas en el respeto mutuo y en la igualdad entre sus miembros.

Estos ataques contra los procesos de cambio en América Latina forman parte, además, de una criminalización permanente de cualquier movimiento político y social que plantee y luche por una transformación social real.

Para esta campaña de difamación y de criminalización, el imperialismo y sus secuaces se sirven de unos documentos aportados por el gobierno de Colombia, encontrados supuestamente en el ordenador de Raúl Reyes, dirigente de las FARC asesinado por el ejército colombiano en 2008, aunque numerosas organizaciones internacionales, como la INTERPOL, y de Derechos Humanos, han denunciado la manipulación de los archivos del susodicho ordenador y la nulidad por tanto de las presuntas pruebas obtenidas del mismo por parte del ejecutivo colombiano. Además, se apoyan en las ‘declaraciones’ de dos supuestos desmovilizados de las FARC que afirmaron haber estado entrenándose en Venezuela. Otro de los pilares de la acusación es la declaración de dos supuestos miembros de ETA, obtenidas en las dependencias de la Guardia Civil, en las que también decían haber recibido formación militar en Venezuela. Al ser presentados ante el juez, denunciaron que tales declaraciones fueron obtenidas bajo tortura.

Es decir, no existe ninguna base real ni legal para las acusaciones contra la Revolución Bolivariana.

Los únicos delitos de la Revolución Bolivariana son intentar crear en su país una sociedad justa y querer cambiar las estructuras capitalistas del Estado para crear una sociedad socialista en la que haya justicia social. Desde sus primeros pasos, la Revolución Bolivariana ha proporcionado al pueblo venezolano importantísimas conquistas sociales de las que anteriormente carecía por completo, se ha erradicado el analfabetismo en Venezuela, se ha organizado a la población en comités en los que tienen la posibilidad de influir en la política de su país más allá de las elecciones y se están eliminando las desigualdades sociales ofreciendo oportunidades a los más desfavorecidos, es decir a la mayoría de la población y, por otro lado, se está integrando a los países latinoamericanos alrededor del ALBA para hacer frente a la política de dominación del imperialismo norteamericano y europeo .

La defensa de la Revolución Bolivariana es también la defensa de nuestros derechos en el estado español, pues los ataques de la reacción no sólo tienen por objeto deslegitimarla, presentándola como un proyecto fallido para las masas, sino - a la vez - extrapolar esa lógica propagandística para transmitir a los trabajadores y trabajadoras de este país la idea de que la construcción de otro tipo de sociedad tendría unos resultados catastróficos. Se trata, por tanto, de un nuevo ataque del capitalismo contra la clase trabajadora, en un momento en el que – debido a la profunda crisis del mismo – el capital está intentando el desmantelamiento de las conquistas sociales que esta clase ha conseguido tras siglos de dura y en no pocas veces sangrienta lucha contra el capital. Por eso hoy, más que nunca, es necesario que alcemos nuestra voz contra los ataques imperialistas a la Revolución Bolivariana.

¡Solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela!

¡Por la soberanía de los Pueblos y el Socialismo!

¡Abajo el Imperialismo!


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP