Coordinación de Unidad Comunista (Colectivo Comunista 27 de Septiembre, Partido de los Trabajadores y Unión Proletaria)

¡Por la unidad de los trabajadores: Preparemos la Huelga General!

Resolución de Coordinación de Unidad Comunista. Junio de 2010.

Viernes 25 de junio de 2010


1º.- El Gobierno español y la inmensa mayoría de las fuerzas políticas del Parlamento se unen a la lucha de clases abierta en toda la Unión Europea por las oligarquías financieras contra la clase obrera y las capas populares. La necesidad de los grandes capitalistas de aumentar la tasa de ganancia, sus beneficios, exige a los gobiernos tomar medidas en contra de los intereses de los trabajadores, bajando el precio de la fuerza de trabajo (manteniendo una fuerte tasa de paro, facilitando el despido, precarizando aun más el mercado de trabajo, eliminando la negociación colectiva, bajando directamente sueldos, aumentando la jornada laboral, eliminando derechos sociales,…) y privatizando los servicios públicos como nuevo negocio muy lucrativo, con lo que conlleva de pérdida de derechos, encarecimiento y aumento de las desigualdades. La nueva reforma laboral planteada por el gobierno (facilitación del despido, limitación de la negociación colectiva, más precarización) se dirige directamente en esa dirección: atender los intereses de los banqueros y grandes industriales que son radicalmente contrarios a los de los trabajadores y las capas populares. La reforma laboral fue precedida del aumento de la jornada (las 65 horas), rebaja de los sueldos de los empleados públicos, congelación de las pensiones, recorte en los servicios sociales, subidas de la luz, el gas, el agua, subida general del IVA, etc., y serán continuadas con la reforma de la seguridad social, con el empeoramiento de los derechos para acceder a una pensión, y privatizaciones. Además la crisis económica generada por los capitalistas también la están pagando los trabajadores: casi 5 millones de parados, decenas de miles de embargos y desahucios, ruina de autónomos y pequeños campesinos y comerciantes… Mientras, los grandes empresarios y banqueros continúan teniendo grandes beneficios y se les rebajan los impuestos. Todo esto es un ataque organizado en toda regla contra los intereses de los trabajadores y de las capas populares que precisa una respuesta contundente.

2º.- Todas las fuerzas movilizadas por la oligarquía financiera se sienten fuertes para conseguir sus objetivos explotadores. Esto es así por las debilidades plasmadas por la clase obrera y las capas populares. La labor económica, política e ideológica realizada por la oligarquía financiera y sus aparatos del Estado es fundamental para comprender la falta de organización y conciencia de clase de los trabajadores. Pero a esto es necesario añadir las líneas desorganizadoras llevadas a cabo por las cúpulas sindicales reformistas y la sectarización sufrida por las organizaciones llamadas de la izquierda alternativa, sindical y política. Al igual que debemos reconocer autocríticamente la influencia en la desorganización de la atomización de los comunistas. Por estas causas, durante los últimos años, se ha sufrido una importante involución en los derechos laborales y democráticos. Es hora de cambiar estas tendencias, de movilizarse y de unirse. Es una buena oportunidad para convertir las movilizaciones en organización y conciencia de los trabajadores. En este sentido, la consigna de “unidad” es la clave.

3º.- Llamamos a todas las clases y capas populares a participar en las movilizaciones ya convocadas, manifestaciones y huelga general, y a todas las nuevas que vayan surgiendo, y a convertirse en los protagonistas de las mismas. La unidad de todos los trabajadores, de todas las ramas y sectores, es imprescindible para organizar la respuesta ante la ofensiva de los capitalistas contra nuestros derechos, nuestras condiciones de trabajo y nuestras condiciones de vida. La unidad de los trabajadores nos hará fuertes. Obreros, campesinos, autónomos o de otras capas populares, manuales o intelectuales, fijos o eventuales, en activo o parados, autóctonos o emigrantes, hombres o mujeres,… todos somos hermanos, tenemos intereses comunes y derechos que nos quiere arrebatar nuestro enemigo: los grandes capitalistas y sus lacayos.

4º.- Llamamos a la unidad sindical, pues como representantes de base de los trabajadores, los sindicatos deben actuar de común acuerdo por la defensa de sus intereses. La unidad de acción sindical es la única manera de recuperar la unidad obrera para una lucha eficaz contra los planes de los grandes capitalistas y su gobierno. Las cúpulas sindicales reformistas, con su política pactista, reformista y de renuncias, han afectado a la unidad y a la preparación necesaria para el enfrentamiento a las pretensiones del capital. Pero ahora se ha dado el salto positivo hacia la defensa de los intereses de los trabajadores aunque sea todavía de forma modesta. Sin que se tenga que dejar de criticar a las cúpulas sindicales reformistas ante los trabajadores, es estrictamente necesario que todos los sindicatos se unan a las manifestaciones convocadas, a la convocatoria de la huelga general y, aun más importante, a la preparación de las mismas. La unidad sindical nos hará fuertes. En el momento actual, la crítica destructiva hacia los sindicatos mayoritarios y la renuncia a la participación en las movilizaciones planteadas, con la honrada pretensión de dar más profundidad a dichas movilizaciones, puede causar el efecto contrario, puede provocar la desmovilización, la desunión y la desorganización de los trabajadores, haciendo sin quererlo un trabajo paralelo a los medios de comunicación del capital que buscan el fracaso de la huelga general y la destrucción de todo sindicalismo reivindicativo.

5º.- Llamamos a la unidad de los comunistas para formar el necesario referente político revolucionario. Tan necesario que se demuestra a diario entre los trabajadores (en su conciencia y organización) y dentro de los sindicatos (en la falta de una estrategia sindical de clase) la falta de este referente constructor de la unidad permanente del proletariado hacia sus intereses políticos generales democrático-republicanos y socialistas, como únicos objetivos que pueden dar una transformación real de las condiciones de los trabajadores. La unidad de los comunistas nos hará fuertes. Por eso, llamamos a todas las organizaciones marxistas-leninistas en un principio a buscar puntos de encuentro para coordinarnos en el trabajo para actuar dentro de los sindicatos, y en todos los foros, con el objetivo del éxito de las movilizaciones y, desde ellas, luchar por desarrollar la organización y concienciación de nuestra clase con el criterio unificado de convertir las luchas parciales en lucha de clases económica, ideológica y política por la trasformación social.

6º.- Llamamos a todos los comunistas, demócratas y sindicalistas a concentrar ahora sus mayores esfuerzos en la preparación de la Huelga General del 29 de junio en Euskadi y Navarra, y del 29 de septiembre en todo el Estado español, a fin de que esos días la clase obrera y el pueblo paralicen la actividad económica e impongan su enorme fuerza social contra la codicia de un puñado de poderosos. Preparar una Gran Huelga General exige:

• Unos objetivos claros, concisos y convincentes en una plataforma reivindicativa que incluya la retirada de las medidas del gobierno y la formación de un gobierno soberano que no se pliegue a la dictadura de los mercados financieros internacionales y que favorezca la economía productiva y los intereses de la mayoría de la población, haciendo que la salida de la crisis la paguen quienes la causaron: los grandes capitalistas.

• Una gran campaña de información y concienciación que responda a los argumentos engañosos e interesados que sólo buscan la desmovilización de los trabajadores. Y, además, ante la guerra declarada por los grandes medios de comunicación contra los trabajadores y sus organizaciones sindicales, debemos contraatacar denunciando que todos ellos pertenecen a unos pocos oligarcas y reclamando la democratización de este “cuarto poder”.

• La plena movilización de delegados, afiliados y simpatizantes de los sindicatos, de los miembros de las asociaciones populares y de los militantes de los partidos políticos obreros y democráticos, para llegar a todos los centros de trabajo, realizar asambleas y organizar piquetes de huelga que prioricen su acción en los transportes, la industria y los servicios esenciales.

¡Preparemos la huelga general!

¡Por la unidad de los trabajadores!

¡Por la unidad sindical!

¡Por la unidad de los comunistas!

COORDINACIÓN DE UNIDAD COMUNISTA

www.nodo50.org/cc27s/

www.partidodelostrabajadores.es

www.unionproletaria.net


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP