Ali Fkir

Congreso de la juventud de Via Democrática‏

Martes 23 de marzo de 2010


Ellos y ellas vinieron de todos los rincones de Marruecos. De Tánger en el norte a Gulmin en el sur (en la frontera con el Sáhara Occidental), de Errashidia al este y de Casablanca al oeste. Son los militantes de la juventud de Annahj Addimocrati (la Vía Democrática), que se desplazaron para asistir a su segundo congreso nacional.

Han asistido a la sesión de apertura:

-  Los representantes de las fuerzas de izquierda

-  Sindicatos militantes

-  Las diversas sensibilidades marxistas marroquíes (marxistas-leninistas, maoístas, trotskistas, estalinistas…)

-  Los representantes de las juventudes marxistas de Palestina, Túnez, Francia… y sobre todo de España (las diversas sensibilidades marxistas no han faltado a la cita).

-  Los jóvenes militantes obreros (agrícolas, de la Sociedad Marroquí de Estudios Especiales e Industriales)

-  Decenas de habitantes de los barrios populares de Casablanca …….

¿Por qué esta afluencia?

Hace 4 años, el primer congreso no había atraído a toda esta gente. Podemos explicar esta presencia (cuantitativa y cualitativa) por:

1) La seriedad de los nahjistas, su devoción a las causas justas, su apertura sin sectarismo alguno para con las tendencias militantes, evitando polémicas estériles… Son los herederos de Ilal Amam, que había rechazado siempre posicionarse como maoísta, trotskista, estalinista… Son, ante todo, militantes marroquíes, comunistas marroquíes, comunistas internacionalistas. Su referencia ideológica: los escritos de Marx, de Engels, de Lenin y las valiosas aportaciones de Mao. Pero no son « gente del libro » (ahla al kitab). Han sido la realidad de la formación social marroquí, de las luchas de clases, de las correlaciones de fuerza en Marruecos lo que ha estado en la base de su praxis, y detrás de las tomas de postura de su formación política: Annajh Addimocrati.

« Las ideas justas no caen del cielo », las justeza de una posición política, de una práctica revolucionaria no pueden ser más que el resultado del « análisis concreto de una situación concreta ».

2) La justeza de las posiciones de Annahj Addimocrati. Ilustramos nuestra explicación con ejemplos:

- El boicot a las elecciones makhzenianas ha empujado a los habitantes de los barrios populares a interesarse por Annahj: primero por curiosidad, y poco a poco por simpatía.

- El rechazo a avalar las políticas del Estado, en todos los sectores: salud, vivienda, enseñanza, trabajo…

- La defensa valiente de los principios de la autodeterminación del pueblo saharaui; las masas populares comienzan a evaluar el coste económico de este conflicto. Dicho conflicto contribuye al empobrecimiento generalizado del pueblo marroquí, y al enriquecimiento de una minoría, entre los cuales los altos dirigentes de la seguridad.

- La defensa sin demagogia de la institucionalización de la lengua amazigh como lengua oficial junto con el árabe, y de la cultura amazigh como componente de la cultura nacional.

- La defensa valiente de la laicidad: la separación de la política de lo religioso, la liberación del Estado (junto con todas sus instituciones) de la influencia de la religión, garantizando al mismo tiempo el derecho de las personas a practicar libremente sus convicciones. Los habitantes de los barrios populares han descubierto por sus propias experiencias que los militantes de Annahj Addimocrati no buscan inmiscuirse en sus creencias, ni imponerles un modelo teórico: en el seno del local de Annahj, que se ha convertido en su lugar de reunión, los ciudadanos practicantes rezan en una atmósfera de respeto. Por sus propias experiencias, los ciudadanos descubren poco a poco la inevitabilidad de la laicidad para avanzar por la vía de la lucha por los derechos fundamentales: enseñanza, vivienda digna, salud, trabajo, libertad de expresión, de reunión, de manifestación, de organización, derecho de crítica sin censura… Ni el Estado ni las fuerzas políticas deben meter sus narices en los asuntos personales como son las convicciones religiosas. Los ciudadanos no necesitan sermones religiosos para defender sus legítimos derechos, ni para ocuparse de sus asuntos.

¡Levantémonos contra la arbitrariedad!

¡Levantemos alto el estandarte de combate por un Marruecos justo!

Expresamos nuestra solidaridad con los sin-derecho de los barrios populares, con los obreros de la Sociedad Marroquí de Estudios Especiales e Industriales SMESI, con todos los explotados y otros marginados.

La solidaridad nos llama.

Felicidades a la juventud de Annajh Addimocrati. ¡Mucho éxito en vuestro congreso jóvenes nahjistas!

Ali Fkir (13 de marzo de 2010)


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP