Comunicado de las abuelas de Plaza de Mayo

No a la impunidad de los crímenes franquistas

Miércoles 17 de marzo de 2010


Abuelas de Plaza de Mayo manifiesta su adhesión a la actuación profesional del juez de la Audiencia Nacional Española Baltasar Garzón, hoy acusado por el presunto delito de prevaricación judicial. La imputación, que data del 3 de febrero último, fue decidida por el Magistrado Instructor de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Luciano Varela.

La medida representa un obstáculo contra la investigación de crímenes de lesa humanidad cometidos en suelo español, entre los cuales se cuenta la desaparición forzada de personas, delito imprescriptible y sancionado en la reciente Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

Cabe consignar que el Estado español forma parte del denominado "Grupo de Amigos" de la Convención y el 24 de noviembre de 2009 entregó su documento de ratificación ante las Naciones Unidas, sumándose así a otros 17 países del mundo. España, por tanto, está obligada a incorporar la desaparición forzada como figura penal en sus leyes y reglamentaciones internas y a calificarla como delito de lesa humanidad.

La investigación sobre los crímenes del franquismo que el juez Garzón comenzó en 2009 guarda una total coherencia con dicha obligación del Estado español. La causa iniciada por Garzón busca establecer el tipo y el número de crímenes; los nombres de los responsables y de las víctimas y afectados; el destino final de miles de españoles y de numerosos extranjeros asesinados y enterrados en lugares clandestinos y/o en condiciones oprobiosas; los miles de encarcelados; el robo de bienes por parte de las fuerzas represivas, y los cientos (quizá miles) de niños arrebatados a sus familias, despojados de su identidad y entregados a instituciones o a apropiadores.

Todo esto, que conforma una asignatura pendiente del Estado español, está siendo investigado por el juez Garzón, quien desde hace años, además, colabora en el avance de la conciencia de la humanidad respecto de la necesidad de sanción de esta clase de crímenes, sean cuales fueren el territorio y la época en que se cometieron.

Las Abuelas de Plaza de Mayo esperamos y confiamos que el Tribunal Supremo desestime la acusación contra el juez Baltasar Garzón. Para bien de todas las sociedades del planeta, Garzón debe continuar trabajando en su fuero contra los criminales de lesa humanidad.


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP