Unión Proletaria

¿Por qué me siento explotado en mi trabajo?

"El capital " por un obrero del metal. (Pequeños apuntes de economía política)

Jueves 11 de marzo de 2010


Históricamente en sociedades anteriores al capitalismo, la acumulación de la riqueza en unas pocas manos, se ha producido a través de la “rapiña” mediante la colonización de otros pueblos y la aparición del prestamismo.

Eso se refleja en nuestros días en una clase (empresarios) que posee la riqueza y los medios de producción (las fabricas, las tierras…) y otra que no posee nada (trabajadores) y que se ve obligada a cambiar su trabajo por un salario.

La cuantía de este salario, normalmente, es la cantidad necesaria que el trabajador requiere para su subsistencia y la de su familia, incluida ahi su formación, ocio, salud… pues el empresario es el primer interesado en que en el futuro siga habiendo trabajadores que poder seguir explotando, aunque hay veces que en su ansia de obtener mayores beneficios, bajan los salarios hasta condiciones insostenibles.

Sin embargo, hasta un trabajador no demasiado avispado, se da cuenta que el salario que percibe no corresponde realmente a lo que trabaja, si por ejemplo en una semana genera el importe de su salario, todo lo que trabaja en las otras tres semanas es beneficio integro para el empresario, a esto se le llama plusvalía. (Tomemos como ejemplo a un obrero ebanista que fabrica 10 mesas al mes por valor de 1.000€ cada una, y que cobra al mes 2.000€; por tanto, a partir de la segunda mesa que realizara todos los beneficios de su trabajo irían integramente para su jefe, que obtendría 8.000€ de plusvalía).

Los empresarios invierten una parte de los beneficios constantemente en desarrollo tecnológico, por que es la nueva maquinaria junto con una especialización mayor del trabajo lo que permite producir mas mercancías en el mismo tiempo y por tanto reducir lo que tarda el trabajador en generar su salario.(a nuestro anterior compañero el ebanista su jefe le ha comprado una nueva maquina para pulir, que le permite hacer 15 mesas al mes, como su salario sigue siendo el mismo y las mesas se venden por el mismo dinero, el empresario ha incrementado la explotación del ebanista y ahora obtiene una plusvalía de 13.000€. Para que esta nueva maquina no supusiera un incremento de la explotación en el trabajador, debería haberse reducido el horario de trabajo o aumentado el sueldo). Tomemos este ejemplo en todos nuestros puestos de trabajo y nos veremos identificados con el amigo ebanista.

Así pues, aunque consideremos que tenemos unas buenas condiciones de trabajo e incluso un buen sueldo, y no nos sintamos explotados, nuestro trabajo cada día genera mas beneficios debido al desarrollo de los medios de producción (nueva maquinaria, trabajo en cadena, etc.) que solo repercute en el beneficio que obtiene el empresario, y por tanto el grado de explotación no para de incrementarse.


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP