Unión Proletaria

¡No a la manipulación informativa contra Cuba socialista!

Ante las falsedades contrarrevolucionarias por la muerte de Orlando Zapata

Lunes 1ro de marzo de 2010


El pasado 23 de Febrero, nos llegó desde Cuba una noticia que causó gran conmoción: la muerte del preso Orlando Zapata, tras 85 días de huelga de hambre (un suceso tan lamentable no había ocurrido desde los años setenta). Como no podía ser de otra forma, ese fallecimiento ha sido instrumentalizado por la famosa “disidencia” contrarrevolucionaria que, con el objetivo de subvertir el orden socialista y restaurar su libertad para explotar al pueblo cubano, no ha tenido escrúpulos a la hora de incitar a Zapata a la huelga de hambre para llevarlo hasta la muerte. Con ello, la contrarrevolución pretende conseguir un mártir por la libertad en un momento en que su incidencia en la sociedad cubana es cada vez menor.

La ONG pro-imperialista Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional califica la muerte de Zapata de "asesinato con ropaje judicial", cosa que falta totalmente a la verdad pues a lo largo de su huelga de hambre ha recibido en todo momento asistencia sanitaria, incluyendo terapia intermedia e intensiva y alimentación por vía intravenosa, llegando a ser ingresado en varios hospitales hasta que los médicos no pudieron mantenerle con vida. De hecho, llevaba meses siendo asistido con respiración artificial tras habérsele diagnosticado una neumonía.

La contrarrevolución pretende hacer creer a la opinión pública internacional que en Cuba no se respetan los derechos humanos, presentando a los llamados “disidentes” como víctimas de un régimen represivo, y llegando al extremo vergonzoso de afirmar que en Cuba se practica la tortura y que Orlando Zapata fue maltratado por su condición racial. De hecho, la prensa burguesa cita a Zapata como “preso de consciencia”. Esto está completamente alejado de la realidad. Zapata ingresó en prisión por primera vez en 1990, condenado a una pena de 3 años de cárcel por delitos de estafa, lesiones, tenencia de armas blancas, alteración del orden, daños y resistencia a la autoridad. Una vez encarcelado, su condena fue ampliada por otros delitos de desorden en establecimiento penitenciario y desacato. En 2001, entró en contacto con la contrarrevolución al servicio de los Estados Unidos para desestabilizar el país. En 2003, reingresó en prisión, tras lo cual la madre de Zapata, Reyna Luisa Tamayo, se vinculó a grupos contrarrevolucionarios financiados por organizaciones radicadas en Estados Unidos como la Fundación Nacional Cubano-americana. Motivado y manipulado por la disidencia, este preso con un largo historial delictivo decidió pasarse al activismo político el 19 de diciembre de 2009. ¿El motivo? La negativa de las autoridades cubanas ante unas “nobles” reivindicaciones como disponer de una cocina y un teléfono propios en la cárcel (cosa que no se concede en ninguna cárcel del mundo). Tras la muerte de Zapata, otros cinco disidentes se declararon en huelga de hambre, esperando con ello iniciar una ofensiva contra la revolución: bajo la bandera de la liberación de los “presos políticos”, se trata de llevar a cabo una campaña de acoso contra el legítimo gobierno de Cuba.

El presidente cubano, Raúl Castro, lamentó la muerte de Zapata, aunque la situó dentro del marco de las dificultades que afronta Cuba desde hace décadas por la larga confrontación a que la somete el imperialismo estadounidense. Recordó que Zapata es una víctima más de esta confrontación que ha causado ya 5.000 víctimas entre muertos y mutilados por atentados terroristas provocados por organizaciones de los Estados Unidos (con las que esos “disidentes” están en connivencia). Además, el presidente de la República de Cuba afirmó: “En medio siglo, aquí no hemos asesinado a nadie, aquí no se ha torturado a nadie, aquí no se ha producido ninguna ejecución extrajudicial. Bueno, aquí en Cuba sí se ha torturado, pero en la Base Naval de Guantánamo, no en el territorio que gobierna la Revolución.”

Es cierto que esta lamentable muerte se debe a un asesinato, pero es un asesinato de unos grupúsculos contrarrevolucionarios que han manipulado a un delincuente hasta exhibir su muerte como trofeo. Los comunistas exhortamos a todos los trabajadores con conciencia de clase a mantenerse firmes ante las campañas de acoso contra el socialismo que la burguesía internacional orquesta aprovechándose de este tipo de hechos dramáticos, provocados por ella misma como parte de su lucha de clase contra el proletariado.

Es propio de la ideología pequeño-burguesa llevarse las manos a la cabeza ante este tipo de sucesos, sin tener en consideración el contexto interior y exterior de los mismos, sin comprender la lucha de clases que se está desarrollando entre la burguesía y el proletariado y, particularmente, la lucha entre el imperialismo y los países socialistas. Esta misma lucha es la razón por la cual es necesario un estado de dictadura del proletariado en los países socialistas, los cuales deben ejercer la represión para defender las conquistas sociales de la mayoría del pueblo; al igual que, en los países capitalistas, una minoría de parásitos emplean el aparato de estado para reprimir a la clase obrera con el propósito de mantener sus privilegios y su condición de explotadores (por eso, el régimen político de los países capitalistas como España es, a fin de cuentas, una dictadura de la burguesía, por muy parlamentaria y democrática que sea su apariencia). Mientras existan las clases y por tanto las luchas entre ellas, seguirá siendo necesario el estado. Solamente con el surgimiento de la sociedad comunista, al desaparecer progresivamente las clases gracias al desarrollo del socialismo, el estado y, por lo tanto, la violencia organizada por parte de una clase dirigente dejarán de ser necesarios. Entonces, será posible hablar de un mundo con una libertad completa, en el que hechos tan lamentables como la muerte de Zapata por su huelga de hambre pertenecerán al pasado.

28/02/2010


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP