Partido Comunista de Grecia (KKE)

Resolución sobre la situación en el Movimiento Comunista Internacional

17º Congreso del Partido Comunista de Grecia (KKE). Febrero 2005.

Sábado 12 de septiembre de 2009


El debate precongresional demostró la necesidad de fortalecer los esfuerzos para la coordinación, la elaboración de objetivos comunes de lucha y el accionar común en el movimiento comunista y obrero para enfrentar la agresividad imperialista. Demostrar la necesidad del socialismo como la única alternativa al sistema imperialista actual. La necesidad de que se destaque con sus propias características la opinión comunista, un polo comunista, para enfrentar mejor los problemas y las dificultades de esta lucha, así como la necesidad de una intervención coordinada a nivel internacional en la tensión de la lucha antimperialista, antimonopolista donde participan diferentes fuerzas.

El Congreso encarga al nuevo Comité Central de especificar el accionar internacional del Partido en los siguientes lineamientos generales:

1.-La necesidad de una presencia distintiva del movimiento comunista y del accionar común de partidos comunistas y obreros

Nuestro Partido considera que en el último tiempo se han dado algunos pasos de recuperación dentro del movimiento comunista internacional. Bastantes partidos comunistas y obreros se han preparado mejor para enfrentar la agresividad imperialista y han actuado contra las guerras imperialistas en Afganistán y, sobre todo, contra el pueblo de Iraq. Algunos de ellos protagonizaron las luchas de la clase obrera y las movilizaciones de los trabajadores por sus derechos. Además, en este período hubo además mayores esfuerzos de coordinación del accionar de los PC que en los años anteriores. Se multiplicaron los encuentros regionales e internacionales.

A pesar de los pasos dados, el movimiento comunista internacional se mantiene organizativa e ideológicamente fragmentado, está todavía en crisis. En sus filas continúa la lucha entre los puntos de vista revolucionarios, comunistas y los reformistas, oportunistas; entre la línea de la "resistencia-ruptura" y la línea de la "adaptación-integración" al sistema del imperialismo.

En el centro de esta lucha están: la actitud frente al socialismo que hemos conocido y las causas de los derrocamientos; la actualidad del marxismo-leninismo; el desarrollo de la teoría en la época de transición al socialismo y en las condiciones de la victoria temporal de la contrarrevolución; el carácter del partido comunista; el carácter del imperialismo; la relación de la lucha a nivel nacional e internacional; la política de alianzas, la actitud hacia la socialdemocracia; la actitud de los comunistas en los movimientos de masas; la actitud hacia la crisis capitalista y las contradicciones interimperialistas y las guerras imperialistas; la política frente a las uniones imperialistas interestatales, regionales e internacionales; el papel histórico de la clase obrera; las leyes de la revolución y construcción socialistas; el internacionalismo proletario.

Ante esa situación, el PCG considera que hace falta intensificar los esfuerzos entre los partidos comunistas para que se busquen los modos adecuados para enfrentar la situación de crisis, de manera colectiva y con respeto a la independencia de cada Partido.

Nuestro Partido intensificará sus intervenciones independientes a nivel internacional, en un esfuerzo por buscar una forma de colaboración más distintiva con partidos comunistas y obreros, por el polo comunista. Esta presencia distintiva de los partidos creará mejores condiciones para enfrentar las dificultades existentes. Facilitará, además, la agrupación antimperialista más general.

La iniciativa para la creación de este polo puede partir de los partidos comunistas cuyos puntos de vistas ideológicos y políticos estén cercanos, los que defienden el marxismo-leninismo y la contribución del socialismo que hemos conocido así como la necesidad de la lucha por el socialismo.

La colaboración a un nivel superior en asuntos que tienen que ver con el desarrollo de la teoría, en temas que están en el centro de la actual yuxtaposición, el estudio a nivel internacional de las causas de la victoria de la contrarrevolución y la elaboración de una estrategia común frente al imperialismo.

Aspiramos a que las formas de colaboración tengan un carácter práctico, a que haya resultados visibles.

El polo comunista distintivo de ninguna manera puede abolir la independencia de cada partido y su responsabilidad frente a la clase obrera y el movimiento de su país. Tendrá la forma de la coordinación del accionar común, se constituirá en condiciones de igualdad.

Con los partidos comunistas y obreros con los que tenemos diferencias ideológicas podemos y debemos continuar los esfuerzos para acciones comunes en torno a objetivos antimperialistas y antimonopolistas, rechazando ideas ideológicas y políticas erróneas.

El PCG quiere tener relaciones de colaboración con todos los partidos, sin exclusiones.

La presencia distintiva del movimiento comunista, factor decisivo en el desarrollo de los movimientos

El accionar común de los comunistas debe encontrar su expresión en las filas de los movimientos de masas, en las movilizaciones internacionales.

La constitución del polo comunista con características propias, el accionar común y la colaboración de partidos comunistas dará un impulso al esfuerzo para construir un movimiento internacional cada vez más fuerte, basado en el movimiento de la clase obrera, en los movimientos en que se manifiestan las demás capas populares, en los movimientos contra la guerra, por la paz, en los movimientos de la juventud, las mujeres, en cada forma de unidad que tiene una orientación radical.

La internacionalización de la lucha contra el imperialismo no puede adquirir un carácter masivo y sobre todo sólido si no se apoya en un distintivo y fuerte movimiento comunista, en un polo comunista, que puede convertirse en la palanca para que los pueblos tengan un efecto positivo sobre los acontecimientos internacionales. Esto conformará también una base fuerte para una alianza antimperialista más amplia.

La respuesta de los pueblos a la estrategia imperialista, a la barbarie actual, toma muchas formas y distintas. Sin embargo, sería más eficiente si esas luchas lograran:

- Unificar sus fuerzas en la lucha contra los monopolios y el imperialismo a nivel nacional, regional e internacional.

- Luchar decisivamente contra las fuerzas del capital, en todos los frentes de su acción e intervención: en la economía, en los derechos sociales, en la cultura, en contra de las intervenciones militares, económicas y políticas.

El movimiento de la clase obrera y sus aliados conformará demandas políticas y condiciones de lucha definidas por la posición histórica del imperialismo, como etapa superior del capitalismo, que correspondan a las necesidades actuales de los trabajadores y que demuestren la necesidad histórica de la transición al socialismo.

La política imperialista se dirige contra el derecho de cada pueblo a decidir sobre sí mismo, sin intervenciones extranjeras, del sistema social y político de su país.

El desarrollo del movimiento antimperialista, antimonopolista pasa principalmente por enfrentar los serios problemas que caracterizan al movimiento comunista internacional. Depende, además, del avance del movimiento sindical obrero ya que éste también está en un período de reajuste.

Debido a esta situación y por el tiempo que el movimiento comunista no ha enfrentado su propia crisis y no tiene presencia propia, una serie de otras fuerzas que están bajo la influencia directa de la socialdemocracia internacional, tratan de dirigir esos movimientos hacia la colaboración de clases y hacia un capitalismo supuestamente de rostro humano.

2.-Las formas actuales de colaboración

Las formas de colaboración que se han desarrollado entre los partidos comunistas y obreros, como son los encuentros internacionales, los encuentros regionales y multilaterales, pueden y deben continuar. Deben ampliarse a través del debate y el intercambio de opiniones sobre temas teóricos, y alternarse con encuentros que se encaminarán a un plan de acción concreto sobre temas comunes.

En este marco, un peso especial debe marcar la importancia de los aniversarios y acontecimientos históricos de la lucha de los comunistas, de la clase obrera y en general las luchas de los pueblos por su liberación política, económica y social (p.ej. la Comuna de París, el Primero de Mayo, la Revolución Socialista de Octubre, el Día de la Victoria Antifascista de los Pueblos -9 de mayo de 1945-, la batalla de Estalingrado, etc.) como respuesta no sólo al esfuerzo de reescribir la historia por parte de los imperialistas, sino también como una oportunidad de mostrar aspectos actuales de la lucha de la clase obrera y de los pueblos.

Continuará y se reforzará más la solidaridad con los partidos comunistas que actúan en condiciones de ilegalidad, se apoyará a comunistas y otros luchadores perseguidos por su accionar, a países y pueblos que resisten a la agresión del imperialismo y a países donde los partidos comunistas y obreros están en el poder y tratan de enfrentar, en las condiciones actuales adversas, la subversión imperialista y a defender las conquistas de sus pueblos.

3.-Sobre el Partido de la Izquierda Europea

La creación del Partido de la Izquierda Europea (PIE), con la participación de ciertos partidos comunistas, expresa la tendencia de sometimiento a la negativa correlación de fuerzas. Independientemente de opciones y declaraciones subjetivas, objetivamente constituye una aceptación fatalista de la legalidad burguesa. El PIE niega la teoría del socialismo científico, las tradiciones comunistas y la experiencia de las revoluciones socialistas del siglo XX. Opta por el peligroso camino sin salida de la pérdida de las características comunistas y su integración en las estructuras de la Unión Europea. De esa manera torpedea los esfuerzos para la coordinación y la colaboración, en pie de igualdad, de los partidos comunistas, obreros y de izquierda en su enfrentamiento con el centro imperialista europeo y el sistema capitalista en general.

4.-El movimiento antimperialista, el movimiento por la paz, los movimientos contra la guerra y los demás movimientos populares

En este período un acontecimiento importante es el desarrollo y surgimiento de movimientos, focos de resistencia de los pueblos, fuerzas radicales que tienden a tocar, con demandas y objetivos de lucha, todo el espectro de la política imperialista. En su centro se encuentran los problemas del desempleo y la pobreza, las guerras e intervenciones, las ganancias del capital, la militarización, la represión y violencia de estado, la defensa y el desarrollo de las libertades democráticas y de los derechos políticos. Se dirigen contra la destrucción del medio ambiente y el saqueo de las materias primas por parte de los clubes monopolistas, contra el racismo y las persecuciones a los que luchan contra el nuevo orden.

Las luchas obreras en ciertos casos y regiones toman mayores dimensiones. Se desarrollan luchas contra las privatizaciones, sobre los problemas de la educación y la política social. Las luchas por los problemas sociales tienden a expanderse por todos los continentes, a durar. Se utilizan varias formas de lucha. Las luchas contra la guerra han sido más masivas y mejor coordinadas a nivel internacional, pero no han adquirido características de permanencia, de continuidad.

Ese desarrollo demuestra que la agresividad imperialista no ha logrado congelar y someter a los distintos movimientos, s las luchas de los pueblos contra la ocupación y la intervención imperialistas.

En los últimos años se manifiesta un cuestionamiento más claro de la política de la Unión Europea, la OTAN y las demás uniones imperialistas, surgen consignas contra los "sentidos únicos" y demandas para un cambio social más general. Ese tipo de tendencias salen a la luz también en Europa, en los referéndum y en las últimas elecciones para el Parlamento Europeo.

El desarrollo de los movimientos refleja en gran medida un espíritu de despertar que todavía no ha conquistado su camino ascedente y su dinámica. Sin embargo, dista mucho de la necesidad de expresar una alternativa política en condiciones de conflicto y ruptura con los monopolios y el imperialismo, a nivel nacional e internacional.

Sobre las organizaciones internacionales de los movimientos de masas

Las organizaciones internacionales combativas y antimperialistas existentes no han enfrentado todavía los obstáculos que encuentran para crear infraestructuras serias a nivel mundial, para desarrollar sólidos y fuertes vínculos de comunicación con fuerzas que se reconstruyen y se fortalecen en muchos países.

Muchas organizaciones y movimientos tienen todavía dificultades, ya que no tienen fondos y medios para desarrollar acciones internacionalistas, compartir las responsabilidades para construir alianzas para luchar de manera consecuente contra el imperialismo. A nivel nacional y regional tienen contradicciones internas y diferencias a causa de la lucha entre las fuerzas del consenso y la fuerzas de la emancipación.

En mayor o menor medida, organizaciones internacionales, regionales y nacionales han dado pasos hacia la lucha internacional y la coordinación de su acción.

El Foro Social

En el Foro Social Mundial y sus estructuras regionales predominan fuerzas de la socialdemocracia. Participan, además, representantes de grupos empresariales, fuerzas del consenso y compromiso que abiertamente declaran su enemistad contra el movimiento comunista y obrero y contra las organizaciones sociales de clase a las que aspiran sustituir por organizaciones no gubernamentales (ONG) o por organizaciones de la llamada sociedad civil. Participan y lo apoyan grupos anarquistas y trotskistas, incluso fuerzas gubernamentales y aparatos de países imperialistas.

El Foro Social Mundial con sus acciones trata de enjaular e incorporar fuerzas que se rigen por el radicalismo, expresan las disposiciones combativas de la clase obrera y las demás capas populares.

En Europa, donde las contradicciones interimperialistas se agudizan ya que los Estados Unidos demanda siempre más, casi todo, en el reparto del botín, una serie de fuerzas socialdemócratas han asumido iniciativas con objeto de aprovecharse y manipular a esos movimientos hacia la línea de apoyo básicamente al imperialismo francoalemán. Se necesita el agravamiento del enfrentamiento político-ideológico para contrarrestar la desorientación de los movimientos y la integración de fuerzas políticas a una lucha contra la administración neoliberal sin una orientación antimperialista, antimonopolista. Estas fuerzas aspiran a integrar movimientos a una lucha unilateral contra los Estados Unidos y a favor de otras potencias imperialistas que demandan en el reparto de mercados una mayor parte o al menos igual con los Estados Unidos.

Lo que el Foro presenta como necesario para los pueblos no entra en contradicción con lo que es necesario y conveniente para el sistema capitalista y debe ser rechazado para que la internacionalización de la lucha contra el imperialismo adquiera un carácter masivo y sólido y una perspectiva hacia el socialismo.


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP